Fotoprotectores

En el artículo anterior os daba consejos para tomar el sol de forma segura y uno de los más importantes era el uso de fotoprotectores.

Cada año hay más casos de cáncer de piel y los dermatólogos advierten de este aumento y recomiendan el uso de un buen protector solar que disminuya el riesgo de padecer esta enfermedad y otros daños que producen las radiaciones solares.

De todas las radiaciones que tiene el sol las que producen daño a nuestra salud son las UVA, UVB y la radiación IR-A.

¿Qué es un fotoprotector o protector solar?

Los fotoprotectores son productos que reducen en un alto porcentaje el daño que estas radiaciones solares producen en nuestro cuerpo.

En sus inicios eran solo para que las quemaduras solares y las lesiones externas fueran lo más leve posible. Hoy en día han avanzado y proporcionan una mayor protección de forma que protegen frente a radiación ultravioleta (UVB y UVA) y radiación infrarroja (IR).

Además, los fotoprotectores también nos protegen de un envejecimiento prematuro de la piel. Se les considera el mejor producto de dermocosmética antiedad.

El fotoprotector hay que aplicarlo siempre, aunque no haga sol.

Tipos de fotoprotectores

Se diferencian por las sustancias activas que tienen en su composición, según tengan una acción física o química.

  • Fotoprotectores químicos: absorben la radiación solar transformándola en otros tipos de energía no dañinas para la piel. Son por ejemplo el Mexoryl SX y Mexoryl XL, absorben la radiación UVA y UVB.
  • Fotoprotectores físicos: su efecto fotoprotector lo realizan al dispersar y reflejar la radiación lumínica que incide en la piel. Son óxido de zinc, óxido de hierro, dióxido de titanio, el talco y los silicatos como las arcillas y el caolín. Actúan como una pantalla opaca y por tanto son los menos cosméticos.
  • Mixtos: son los que en su composición tienen una mezcla de filtros químicos y físicos. Son más cosméticos y por tanto más agradables porque se les añaden partículas que dan lugar a mejor textura y un mayor beneficio.

¿Qué características tienen los fotoprotectores?

  1. Factor de protección solar: FPS o SPF

Esta característica es la primera que debemos tener en cuenta. Nos informa de la protección que tiene el fotoprotector en función del fototipo de piel y el tiempo de exposición a la luz solar.

El número que acompaña a estas siglas indica el tiempo que podemos aumentar la exposición al sol dependiendo de nuestro fototipo de piel sin tener los efectos dañinos de la radiación UVB.

Esta información es solamente frente a la radiación UVB. Esto es debido a que sí existe un método consensuado para comprobar este factor de protección solar para esta radicación UVB pero no lo existe para la UVA ni para IR.

Estas siglas SPF (Sun Protection Factor) o FPS (Factor de Protección Solar) van acompañadas de un número. Este número indica el tiempo al que la piel puede estar expuesta al sol sin quemarse.

Dependiendo de este valor y del fototipo de piel de cada persona se podrá estar más o menos tiempo expuesto al sol con el fotoprotector.

  • Resistencia al agua

Hay dos conceptos con respecto a la resistencia al agua:

  1. Resistencia al agua o Water Resistant: en este caso el fotoprotector mantiene su FPS (SPF) en la piel tras 2 inmersiones de 20 minutos.
  2. Waterproof o resistente al agua: cuando mantiene su FPS (SPF) después de 4 inmersiones de 20 minutos.
  3. Sustantividad

Es la capacidad para mantener una protección prolongada en la piel en condiciones normales de utilización. Es decir, el tiempo que se mantiene adherido a la piel.

  • Fotoestabilidad

Los fotoprotectores deben ser estables frente a la luz ultravioleta. La fotoestabilidad es la resistencia que tiene el fotoprotector a la degradación por la luz UV. Esta fotoestabilidad es limitada por lo que se recomienda que no se dejen los protectores al sol.

  • Cosmética

Hace referencia al tacto, color, brillo y facilidad de aplicación.

  • Efectos adversos

Los fotoprotectores pueden producir eczemas, dermatitis alérgicas, urticaria u otras reacciones debidas a su composición, incluidos los excipientes.

¿Qué SPF se recomienda usar en cada fototipo de piel?

Existen 6 fototipos según la piel sea más o menos blanca o morena.

El protector solar multiplica el valor (el número) de su SPF por el tiempo que cada fototipo puede estar al sol sin protección.

De esta forma, al aplicar el fotoprotector se puede estar más tiempo al sol sin sufrir los daños que se pueden producir cuando se toma el sol sin protección solar.

En el fototipo 1, piel muy blanca que se pone roja con facilidad, solo aguantaría expuesto al sol sin protección y sin quemarse unos 10 minutos.

Se recomienda para este fototipo 1, un fotoprotector con un SPF o FSP de 50 porque al aplicarse el fotoprotector de 50 se multiplica por 50 el tiempo que esta persona puede estar tomando el sol (esos 10 minutos). Por lo tanto, podría estar al sol 500 minutos sin quemarse.

La piel que tiene un fototipo 2, que es algo menos blanca que la 1 y tarda más en enrojecer, resiste al sol sin quemarse unos 20 minutos y al aplicarse un fotoprotector con SPF de 50 su piel resistirá 1.000 minutos sin quemarse.

Según la piel va siendo más morena se va pasando del fototipo 3 al 6 y el tiempo de exposición al sol sin quemarse va aumentando.

La piel de fototipo 6 resiste al sol sin protección unos 60 minutos y si usa un fotoprotector de SPF 30 para una piel de fototipo 6 podrá estar 1.800 minutos tomando el sol sin quemarse.

Al cabo de este tiempo se debería volver a aplicar el fotoprotector.

Pero ¡ojo! esto es solo para la radiación UVB y en la teoría y en condiciones de laboratorio. Este tiempo no se refiere a estar protegidos frente a UVA ni IR que son las radiaciones que producen daños a largo plazo como el cáncer de piel.

En la práctica, el fotoprotector pierde su eficacia o la disminuye por efecto del agua, de la arena, del sudor, de secarse con la toalla y frotar o por la fricción de la ropa.

Todo esto hace que ese tiempo de protección disminuya y haya que aplicar el fotoprotector con mayor frecuencia, cada 2 o 3 horas.

¿El factor de protección +50 es el que más protege?

El factor de protección solar de 50 bloquea el paso de los rayos UVB en un 99%.

La normativa europea indica que hay que clasificar los protectores solares que tengan un FPS mayor a 50 en la categoría de «protección muy alta» y ponerles la etiqueta de FPS 50+.

Es verdad que encontramos en el mercado fotoprotectores con SPF de 90 y hasta de 100 y es porque estos fotoprotectores no siguen esta normativa europea.

El efecto del fotoprotector por encima de 50 es muy difícil de medir y de demostrar y por ese motivo no se puede realizar una clasificación específica.

Por otro lado, no hay una gran ventaja de protección por tener un SPF mayor a 50 ya que la diferencia con el de 50 es ese 1% restante.

Por este motivo, la normativa europea no permite poner factores de protección solar por encima de 50 y los agrupa en 50+.

Se ha visto en un estudio científico que esta diferencia del 1% puede ser significativa en situaciones de exposición solar extrema como puede ser en alta montaña o estando en la nieve con sol.

Pero en situaciones normales, hay que tener en cuenta que al aumentar el FPS aumenta el precio del protector solar y puede que no merezca la pena por esa pequeña diferencia en la protección pagar por un fotoprotector que ponga que tiene un SPF de 60 a 100.

¿Qué fotoprotector elijo?

Para elegir el fotoprotector que es mejor para ti, debes tener en cuenta tu fototipo de piel, el lugar donde estás y la actividad que vas a realizar.

Con referencia a estos factores podrás elegir un FPS o SFP conforme a la siguiente clasificación:

  • De 2 a 12 es una protección mínima
  • Desde 12 hasta 30 es una protección moderada
  • A partir de 30 es una protección alta

Para prevenir los efectos dañinos de la radiación UV que puedan aparecer a largo plazo hay que elegir fotoprotectores con filtros de amplio espectro, esto quiere decir que cubran el espectro UVA, UVB, Infrarrojo (IR). Y se recomienda usar una protección alta con FPS a partir de 30. La que mejor te va a proteger es el SPF o FPS 50 o 50+.

El término que aparece en algunos fotoprotectores de “pantalla total” ha sido desaconsejado por los expertos para evitar confusiones porque siempre existe el riesgo de daño en la piel y nunca hay una protección total.

Una vez hemos elegido el factor de protección SPF o FPS, tendremos en cuenta el resto de las propiedades que deseamos que nos ofrezca nuestro fotoprotector como son la resistencia al agua, la textura, su absorción, si protege de las manchas y si no deja residuos, entre otras características que pueden ofrecer los diferentes fotoprotectores comercializados.

En el mercado existe una amplia gama de fotoprotectores pero no todos ofrecen una garantía sanitaria. Para estar seguros de que el fotoprotector nos va a proteger del daño de la luz solar debe tener un registro sanitario que garantice esta protección.

¿Cómo se usa el fotoprotector?

Los fotoprotectores se deben aplicar regularmente. La piel tiene memoria y los efectos dañinos del sol se acumulan con el tiempo y aparecen a largo plazo sus consecuencias.

Protegerte hoy del sol te ayudará a prevenir enfermedades en el futuro. Siguiendo estos consejos podrás proteger tu piel correctamente.

La forma correcta de usarlos es:

  • Usar productos de factor igual o superior a SPF30 y con registro sanitario.
  • Aplicar el fotoprotector de 15 a 30 minutos antes de exponerse al sol y no bañarse antes de ese tiempo.
  • Extender bien el fotoprotector por toda la piel, incluso en partes ocultas o que pienses que no puede dar el sol.
  • Se debe repetir la aplicación cada 2 a 4 horas.
  • La cantidad que se debe aplicar tiene que ser la suficiente para que pueda hacer efecto el factor de protección. Esta cantidad es de 2 ml o 2 mg de fotoprotector por cm2 de piel (aproximadamente 35 mg para todo el cuerpo de un adulto).
  • Si te vas a bañar usa fotoprotector resistente al agua. Pero recuerda que solo te sirve para un número muy limitado de inmersiones en el agua.
  • Aunque sea un fotoprotector Waterproof hay que repetir la aplicación cada 2 a 4 horas.
  • Si al secarse la piel se frota con la toalla también debe repetirse la aplicación, aunque sea un fotoprotector Waterproof.

No puedes aumentar el tiempo de exposición solar indicado por aplicar más cantidad del fotoprotector solar en una sola vez ya que puedes tener riesgo de quemaduras, carcinomas, melanomas y envejecimiento. Aplicar más capas no aumenta la protección a un FPS mayor, protege lo que indica su FPS.

Un FPS alto no impide el bronceado ya que siempre pasa luz que permite broncearse, aunque tarde un poco más de tiempo. Además, el bronceado es más persistente.

Con respecto al orden de aplicación del fotoprotector en la cosmética facial se aplica después de la crema facial y antes del maquillaje.

¿Cuándo caducan los fotoprotectores?

Una vez abiertos tienen un periodo de caducidad menor al que indica en el envase cerrado. Se indica en el envase con un dibujo de un bote abierto que al lado tiene impreso el número de meses que puede usarse desde que se abrió.

No les debe dar el sol o estar a una temperatura excesiva.

Nunca usarlo una vez pasada la fecha de caducidad del envase.

Fotoprotección en niños

Hay que prestar especial atención a los niñ@s.

Los menores de un año nunca deben ser expuestos directamente al sol. Los nin@s de 2 y 3 años deben ser protegidos de forma extrema con prendas de vestir, gorros y gafas de sol. Se debe aplicar siempre en los niñ@s fotoprotectores especiales para ellos con SPF 50+.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}

Una respuesta

  1. Me encantó esta información, alguna de ella la desconocía. Me ha costado mantener una rutina de usar protector solar diariamente, pero he visto los beneficios y las consecuencias de no hacerlo. Me gusta la forma tan clara y sencilla de transmitir como identificar que fotoprotector usar. Felicidades 🎊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué es Café con Ilusiones?
Este proyecto se creó de la ilusión de tres amigos por la música, por hacer llegar la música en tiempos difíciles a cada casa, por apoyar a aquellos que mas lo necesitan y sobre todo para hacer disfrutar de lo que más nos gusta, LA MÚSICA. Comenzó siendo algo pequeño, pero con tanta ilusión que lo estamos llegando a formar algo grande.

¿Nos conoces?

Manuel Alonso, Director de Onda Pro Radio
Ara Cantero, Directora del programa Un Café Para2

Los dos te haremos llegar la música de aquellos que no tengan la oportunidad de ser tan conocidos en este mundo y sobre todo hacerte pasar un rato maravilloso en nuestra compañía.

¿Te unes a seguir creciendo este Café con Ilusiones?

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros, para promocionarte, enviar una sugerencia o comentarnos algo, solo tienes que rellenar el formulario y en 24 horas te respondemos.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
      Calcular envío
      Aplicar cupón